domingo, 18 de mayo de 2008

La memoria levanta el vuelo en Mues

Izaskun Moyua Pinillos Gasteiz


EL día 18 de julio de 1936, el día del golpe de estado franquista, el pueblo de Mues fue testigo de un horror que luego se repetiría en tantos otros pueblos de Navarra. Tocaron las puertas de las casas y aprovechándose de la sorpresa y la nobleza se llevaron a tres hombres: Lucas Ortega, Ramón Pinillos y su hermano Corpus. Ramón era mi abuelo. Tenía 36 años, esposa, tres hijos y tres hijas, de seis meses la pequeña y once años el mayor.
Mes y medio después, el 7 de setiembre tras noches y días de sufrimiento y cárcel, fueron vilmente asesinados junto a seis mozos de Andosilla en un lugar, poco antes de una revuelta, pasado el pueblo de Oteiza. Les sacaron atados de la cárcel de Estella y les dijeron que les llevaban al fuerte San Cristóbal, pero sus vidas, como las de otras 3.400 personas, acabaron rotas y esparcidas en los campos navarros.

Mi abuelo Ramón y sus compañeros no estuvieron en ningún frente de combate, no participaron en ninguna guerra civil. Fueron ejecutados, fusilados y enterrados en una cuneta. Ese día, y otros posteriores, cayeron sobre Mues y otros muchos pueblos, mantos negros de olvido y silencio. Quienes denunciaron, quienes aplaudieron, quienes pudiendo evitarlo no lo hicieron, pisaron durante años la misma tierra roja que mi abuela, Julia Monreal, arañaba con sus manos, en el acto más valiente de supervivencia humana. Respiró entre lágrimas de pena y soledad el mismo aire claro y durmió durante noches y noches bajo el mismo cielo estrellado.

Durante toda la dictadura de Franco, su familia hemos ido tejiendo trozos de recuerdos de unos y de otras, a veces gritándole duro al silencio, buscando rescatar de las profundidades algunos de los tesoros que nos acercaran un poco más a él. No tuvimos siquiera el denunciado carnet de la UGT.

Un manto de olvido cayó sobre sus jóvenes vidas. Nadie hablaba de ellos ni preguntaban cómo se vivía sin ellos. Con la democracia, tampoco llegó la solidaridad ni el reconocimiento, no hubo gestos de complicidad. Tiempos pasados, tiempos muertos.

Pero el libro vivo de la historia no se escribe con páginas blancas, y el pasado sábado 10 de mayo de 2008 en Sartaguda, se llenó la página del Parque de la Memoria, con letras de valor y llanto. Los nombres de los tres amigos asesinados sonríen desde el muro y ese día, por primera vez, entre desconocidos amigos, pudimos llorarles sin miedo, seguir los ritos de un duelo a destiempo, esparcir flores y brindar por ellos.
Mi madre, la hija mayor de Ramón y Julia, nos enseñó ese día, una vez más, la grandeza de lo más grande: vivir traspasando la negrura, sobreviviendo a los deseos de venganza, dejarnos caer sólo para tomar impulso y continuar avanzando, cultivar con la cabeza bien alta una dignidad humana que nos hace seres libres y maravillosos.

En Sartaguda, en el Parque de la Memoria, tres generaciones de descendientes de mi abuelo abrimos el manto del recuerdo y la esperanza.

Lo pudimos hacer gracias al trabajo y esfuerzo de personas que no conocemos y que han investigado, escrito, esculpido y organizado para nosotros un escenario entrañable que nos proporciona comprensión y paz. Nuestro agradecimiento sincero a todas ellas. Hubo también ese día huecos difíciles de llenar. Algunas personas no han podido llegar, se fueron yendo por el camino, aunque nos han acompañado en nuestros corazones. Otras han podido y no lo han hecho. Dicen que al clarear el 7 de setiembre del 36, tres palomas blancas volaron desde la Virgen de la Cuesta, desplegando sobre Mues sus alas de justicia y libertad. Ojalá el corazón de ese pueblo que los vio nacer se estremezca de emoción hoy, 72 años después, cuando una mañana de éstas las veamos majestuosas levantando de nuevo el vuelo.

4 comentarios:

JOSE LUIS dijo...

Hola Izaskun: Soy un primo tuyo de Pamplona que vive en Vitoria. Me ha emocionado tu articulo. Yo por mi parte he estado intentado conseguir los documentos que puedan existir tanto de las sentencias como de las acusaciones que se formularon contra los tios, hermanos de mi padre como sabes. Muy dificil. Me gustaria hablar contigo.
Un abrazo

Jon Jabier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

En primer lugar, siento lo de tu abuelo,en todas las guerras ocurren este tipo de cosas en todos los bandos,y especiálmente en
las retaguardias de las guerras y de forma más a cusada en las guerras civiles y poblaciones pequeña dónde las más de las veces detrás de unos presuntos motivos idelógicos,(que como mucho son una mala excusa)lo que reálmente se esconde son malvadas motivaciones personales de los verdugos contra las víctimas,envidias o cualquier otra rencillas personales,"cuentas pendientes" que nada tienen que ver con la política y sí mucho con el buen o mal corazón de las personas.Prueba de ello fue el caso de Artajona,localidad de mayoría casi absoluta requeté y antifrentepopular y dónde no hubo ni una víctima del pueblo al contrario se dictaminó que ningún vecino de Artajona fuera molestado y se facilitó la salvación de los vecinos con ideas frentepopulistas conduciéndolos a lugar seguro.(Navarra 1936 editorial altafaylla kultur taldea).En el texto de referencia se apunta que no fueron 3 sino 5 los vecinos de Mues(tomo1 pag 182) detenidos la noche del 20 de julio 2 de los cuales fueron liberados regresando a sus hogares sanos y salvos."Si levantamos la memoria" como titulas tu artículo,vamos a ser rigurosos para que no caigamos en los mismos defectos de memoria que denuncias porque en otro caso,corres el riesgo de convertirte en uno más de los "desmemoriados" que denuncias con la contumacia que supone en tu caso el hecho de incurrir en ello al mismo tiempo que lo denuncias.Que la lírica no mate la verdad por favor ni tampoco tus prejuicios políticos que con claridad dejas en tu artículo.-Lo que cuenta siempre y al final es buen corazón de las personas no una ideología u otra es más cuanto menos ideologizada es decir dogmatizada pues no es otra cosa eso esté la gente y más ecléctica y tolerante lo sea,mejor.un saludo.

Anónimo dijo...

soy la persona del tercer comentario(el de fecha 30 de noviembre de 2009)te dejo mi dirección de correo electrónico dónde si lo consideras oportuno, te proporcionaré mi identificación personal,DNI etc y en dónde en definitiva quedo a tu disposición.
es ladis_2@yahoo.es
un saludo.